Atrapados.

Ya no hay salida para lo nuestro, encerramos nuestras almas en una cárcel sin escape, y somos presos ante este destino de estar por siempre juntos.